No hay duda que Sevilla tiene un encanto especial. Sus calles, su gente, sus tradiciones, su gastronomía y algunos lugares que hacen de la capital andaluza una ciudad de la que enamorarse continuamente. Sevilla está llena de rincones que una vez que siempre quedan grabados en la memoria. No sólo hablamos de rincones arquitectónicos como la Giralda o el Alcázar, también de enclaves con encanto que han ido ganándose el prestigio a lo largo de los años. Si hace unas semanas hablábamos del Hotel Alfonso XIII, hoy le toca a una de las empresas con más tradición en Andalucía: Robles Restaurantes. Fundada en 1954 por Juan Robles, esta empresa sevillana ha ido convirtiéndose en una referencia para todos aquellos que quieren disfrutar al máximo de la gastronomía andaluza. Desde sus inicios como bodega y bar, siempre se trabajó por proyectar la comida autóctona con productos estacionales.

En la actualidad cuenta con cinco restaurantes que cubren distintos segmentos en la restauración. El más antiguo de ellos es Casa Robles. Situado a los pies de la Giralda, el jefe de cocina Raúl Campos trata de deleitar a sus comensales con su extensa variedad de platos andaluces y bodega. La decoración de su mobiliario es clásico y cosmopolita, motivado por el enclave turístico en el que se encuentra. Dispone de tres plantas y se encuentra en una antigua casa sevillana del siglo XIII, lo que ya habla a las claras del tipo de decoración y los muebles del restaurante.

Además, cuenta con salones privados decorados con un mobiliario , muy del estilo sevillano, dentro de la propia casa o en casas anexas que permiten aglutinar a unos 150 comensales. Casa Robles es un sitio acogedor en el que se respira tranquilidad. El objetivo es lograr un ambiente relajado y huir de la decoración de restaurantes sevillanos más tradicionales. En Casa Robles desde los cuadros hasta las mesas y las sillas del restaurante están fabricadas de manera artesanal, ya sea madera o forja. No hay que engañarse, Casa Robles es un restaurante selecto, de cocina elaborada , mobiliario de hostelería refinado y donde todo se cuida al mínimo detalle. Es por ello que es habitual encontrar entre los comensales algunas personalidades del ámbito local. Su demanda en épocas vacaciones es realmente alta, por lo que lo mejor es realizar una reserva desde su propia página web.